lunes, 31 de diciembre de 2012

Responder a la Situación General, Con la Confianza en Nosotros Mismos

A esta altura, ya no debemos insistir mas en que la situación no es buena, que hay pocas posibilidades de progreso y que muy seguramente lo que nos queda de vida activa vamos a deber trabajar de forma resuelta para superar una situación a la que hemos llegado entre todos. Y lo digo bien: entre todos. Y si, también es ya hora de que no nos dejemos llevar con lo que ya semejan excusas y busquemos un camino por el que apostar y caminar con paso firme por él.

Las cosas ya no son –ni van a ser- como ha sido hasta hace pocos años, en los que encontrar financiación, nos forzaba a ser imaginativos y elucubrar en positivo sobre de qué manera entendíamos que debía ser nuestro objetivo entendido prácticamente desde nuestra convicción en una idea.

Ahora debemos buscar la idea y intentar ponerla en marcha con la vista puesta en que los recursos serán los que tengamos en nuestros bolsillos, en nuestro corazón y en nuestra habilidad.

Hemos de pensar en que nuestra primordial fuerza está en darle valor a nuestro trabajo y saber que toda vez que lo efectuamos, nuestros activos personales medran. Y no estoy hablando de dinero, hablo de conocimiento y de salir de la “invisibilidad” de aquellos que aguardan que les llegue su oportunidad sin estar en marcha.

Que nos esperan años difíciles ya lo sabemos. Y que valemos, asimismo lo sabemos. Tan solo se trata de buscar la combinación justa para que seamos listos y sepamos utilizar nuestros activos, y no quedarnos quietos y también inmóviles, ya que nuestro valor como profesionales está en “lo que hacemos con lo que sabemos hacer”.

Es hora de confiar en nuestras posibilidades, de forzarnos a estar ocupados en posicionarnos, buscar nuestra ocasión y confiar en que todo lo que hagamos tiene proyección geométrica. Termina siendo viral hasta el punto, en que cuando requieran a alguien con nuestras habilidades o bien nuestra voluntad de trabajo, van a contar con nosotros.

Tampoco se trata de estar vendiéndonos constantemente, si bien si de efectuar acciones y trabajos, y que lo que transmitamos es que se puede contar con nosotros.

Los equipos de trabajo si quieren ser fuertes y ganar valor, precisan personas comprometidas y capaces. Por esta razón, hemos de estar alertas y darle fama a nuestro trabajo con hechos.

La confianza en nosotros mismos es fundamental. Os invito a que practiquéis y también invitéis a practicar.

jueves, 27 de diciembre de 2012

El Emprendedor Un Inconformista Evolutivo.

Pocas cosas definen mejor a un emprendedor que su necesidad de aprender continuamente
y su capacidad de pensar en una idea.

Es muy frecuente, que quien es emprendedor lo sea para siempre. 
Forma parte de su ADN.

Va mas allá de sus estados racionales, es la necesidad empírica de estar involucrado en algo
nuevo y fascinante.

Es por este motivo que el genio creativo que todos en mayor o bien en menor medida tenemos en algún sitio

de nosotros mismos, le demos la libertad suficiente, para localizar nuevos caminos,
nuevas formas de trabajo, inventarse escenarios innovadores, reconocer necesidades
colectivas, contemplarse uno mismo en el universo y dar brida suelta a la insensatez de propuestas
a primera vista ilógicas e irreales.
Las mejores ideas, los mejores caminos, las nuevas formas de comprender las cosas,
las invenciones,… nacen de aquellas propuestas que parece que la razón no dicta,
pero que forman una parte de razonamientos inconscientes cuya base son nuestras propias
experiencias y realidades.

Nuestro esmero racional, debe ser el de saber ordenar nuestras ideas, marcar prioridades,
contrastarlas con la realidad y hacer descubrimientos.

La invención del “velcro” al contemplar cómo quedaban enganchadas las ovejas en los zarzales, o bien del chupa-chup cuando a alguien se le ocurrió poner un “tenedor” a un caramelo, o ponerle un palo a una bayeta para no fregar arrodillado, son muestras claras de ideas que al comienzo
semejan irracionales, mas que terminan siendo ideas que se pueden transformar en un término
que nos indica la propuesta de un nuevo negocio.

Por ende, hemos de ejercitar nuestra capacidad de percepción, descubrir nuestras
habilidades, descubrir necesidades del mercado, ser audaz y ido, ponerle orden y crear
nuevas propuestas a partir de las realidades que conozcamos.

Hay que ser siendo conscientes de que no hay nada infalible, que podemos ser motivadores,
emprendedores, líderes y también imaginativos, y que nuestras ideas nos van a hacer tropezar una y otra
vez. Cada tropiezo, si aprendemos de él, es un peldaño que nos va a conducir al éxito.

La Mejor Actitud: Tener Esperanza

Los pequeños y pequeñas de la planta de Oncología del Centro de salud Sant Joan de Déu de Barcelona.
Los profesionales y voluntarios que les acompañan en el centro, al lado de Macaco la canción Seguiremos, un mensaje de esperanza para mentalizar} sobre la importancia de la investigación en la lucha contra el cáncer infantil.