miércoles, 30 de enero de 2013

Los 9 pasos para afrontar un problema y tomar decisiones.

No hay solamente valiente y positivo que afrontar las cosas.

Puesto que sí. La frase puede que esté cargada de tópicos, pero no hay solamente cierto que para poder solventar las cosas, sencillamente se han de afrontar con franqueza y desde la más cruda realidad. Aquí van varios pasos.

Primero la actitud.

Para afrontar cualquier cuestión, solo se requiere la actitud de oír y comprender lo que sea ocurra. Conocer la verdad, nos dará las pistas necesarias para construir una estrategia que nos permita superar o solucionar cualquier circunstancia.

Se ha de percibir.

En segundo lugar saber percibir. No basta con escuchar lo que nos cuentan o leer lo que pasa. Es esencial el ejercicio de percibir. Tanto lo que nos dicen como lo que nos escriben. Y si, lo he dicho bien: podemos leer un informe sin comprender lo que sucede o bien fijándonos lo preciso para comprender los mensajes.

Informarse al máximo.

En tercer sitio está en tener toda la información que se pueda. Eso quiere decir en no obviar nada y tener la capacidad de tener todo aquello que nos deje tener el máximo de información que nos sea posible y por ende, poderla clasificar y ordenar para nuestra mejor entendimiento.

¿Formamos una parte del inconveniente?

Conocer cuál es nuestra situación en el escenario del inconveniente, es nuestro siguiente paso. Conocer nuestro grado de implicación en aquello que examinamos nos permitirá conocer nuestro nivel de participación hasta ese instante, en el inconveniente en sí.

Razonemos

Justo después está el argumento. Aquello que nos deja, con todos los datos disponibles, y reconociendo todos los pasos, con la intención de haber puesto voluntad, capacidad de escucha, estar bien informados e identificarnos dentro del problema.

Contemplemos las soluciones

Es el momento de hacer una lista con las posibles decisiones y sus consecuencias. En este preciso momento, necesitamos ser sensatos y conocer qué va a ocurrir si nos decidimos por cada entre las posibles soluciones, o reconocer que no encontramos soluciones. Si estamos en el caso de no conocer la solución, debemos efectuar un paso intermedio.

Si es necesario, procuremos ayuda

Hay muchas personas de las que nos imaginamos decididas a echarnos una mano. Debemos buscarlas. Debemos preguntar y buscar quien nos pueda asistir en la busca de soluciones. La visión de un tercero, puede llegar a ser esencial.

Decidamos

Este es el paso esencial en todo este proceso, el de tomar resoluciones. Es precisamente ese punto en el que una vez acumulada y procesada toda la información, debemos decidirnos por aquella decisión que va a ser la más razonable y la que nos permitirá lograr la solución.

Tener previsto el Plan B

Asimismo puede suceder que no sea la mejor solución y que veamos que podemos tener otras formas de superarlo, justo en ese instante, debemos dar un paso atrás y buscar cualquier otra que nos deje lograr nuestro objetivo.

0 comentarios:

Publicar un comentario