miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cómo Emprender En Solitario (II)



El proceso de creación de una nueva empresa suele ser algo desconocido para la gran mayoría de los emprendedores. Si, además, opta por hacerlo en solitario, el panorama se complica. El libro Lánzate ya aborda de forma concreta y práctica todos los aspectos a los que deberá enfrentarse.





Otro aspecto al que presta especial atención este libro es el ofrecer alternativas que pueda realizar el propio emprendedor, con el consiguiente ahorro de gastos. Por ejemplo, en el caso del márketing, los servicios que ofrecen las compañías especializadas en estudios de mercado suelen ser excesivamente caros para alguien que va a crear una pequeña empresa. Por ello se enumeran otros métodos alternativos que, aunque menos fiables, son fáciles y económicos. Como pueden ser:
Opiniones de expertos. Resulta interesante someter la idea de negocio a la consideración de expertos del sector en el que piensas emprender. Esto aporta datos muy valiosos, si bien debes hacerlo con precaución ya que corres el riesgo de que te pisen la idea.
Observación directa. Puedes obtener personalmente información básica sobre la competencia relativa a horarios, servicios que presta, precios y personal de que dispone, etc. Otra opción, también, es vigilar la conducta de compradores y distribuidores para conocer el entorno de tu futuro negocio.
Censos empresariales. Estos te ayudarán a detectar empresas con servicios/productos similares al que piensas lanzar. Algunos son publicados por las Cámaras de Comercio (www.camaras.org), las organizaciones empresariales, los departamentos de industria de algunas comunidades autónomas o la Dirección General de la Política de la Pyme (www.ipyme.org).
Registro Mercantil. Gran parte de las empresas, las que están constituidas como sociedades mercantiles, se hayan obligadas por ley a presentar sus cuentas anuales en este registro. En ellas encontrarás su balance y su cuenta de resultados, lo que puede servirte para analizar cuáles son las cifras económicas en las que se mueve un negocio similar al que pretendes montar. Puedes pedir las cuentas anuales de una empresa a través del servicio de Internet del Colegio de Registradores (www.registradores.org).
Estudios sectoriales. Los puedes encontrar ya hechos en las Cámaras de Comercio, ministerios, organismos públicos (como el ICEX), organizaciones empresariales, revistas sectoriales, consultoras, etc. También puedes recurrir a estadísticas oficiales y encuestas que publican organismos públicos como el Instituto Nacional de Estadística (www.ine.es) o el Centro de Investigaciones Sociológicas (www.cis.es).
Pseudocompra. Consiste en adquirir algún artículo o servicio similar al que piensas lanzar al mercado. Es útil para obtener información sobre las actitudes de venta: los argumentos que se emplean, promociones, formas de pago, etc.

CONSEGUIR FINANCIACIÓN
Un tema siempre complicado, pero que lo es aún más desde hace unos años, y para el que también se ofrecen posibles alternativas. Así, se describen las características de las fórmulas habituales de que disponen las entidades financieras (préstamo, póliza de crédito, descuento comercial, microcréditos, factoring...), del renting y el leasing, de los avales de Sociedades de Garantía Recíproca, ayudas y subvenciones, capital riesgo, business angel... Incluso, lo que hay que tener cuenta si la familia te presta dinero.
Como se recomienda en el libro “escudriña todas las posibilidades de conseguir financiación y acude primero a las que creas que puedes tener más posibilidades. Pero guárdate en la manga una plan B, con otras entidades y tipos de financiación, por si éstas fallan. Tantea con otros emprendedores y empresarios como está la situación, qué entidades están dando más facilidades o para qué tipos de productos financieros están poniendo más trabas. Acude a asociaciones empresariales, cámaras de comercio, organismos públicos y cualquier otra institución, ya que pueden tener suscritos acuerdos con entidades financieras o programas que facilitan el acceso a la financiación para la creación de empresas”. En esto, como en muchos otros aspectos, hay que ser tenaz.

LOS TRÁMITES PARA EMPEZAR
Por último, también se describen los trámites legales que hay que realizar para iniciar la actividad. Unas decisiones que también conviene meditar ya que “el que se retrase un permiso o una licencia puede suponer que el negocio, a pesar de estar ya listo para funcionar, tenga que esperar para iniciar la actividad. Darse de alta en un régimen fiscal que no sea el más adecuado va a implicar el pago de un sobrecoste al empresario. Y así puede suceder con muchas obligaciones legales y fiscales”.
Y uno de los puntos en los que más se hace hincapié es en el tipo de forma jurídica bajo la cual se va a realizar la actividad. “Muchas personas deciden ejercer como autónomos por parecerles una complicación crear una sociedad. No obstante, siempre es aconsejable analizar los beneficios que puede tener el actuar como una sociedad limitada: mayor accesibilidad a ayudas y subvenciones, mejor imagen de cara a proveedores y clientes, más posibilidades de desgravación fiscal, limitación de la responsabilidad son, entre otras, cuestiones que conviene sopesar”.
Completan este libro, como ya se ha comentado, otros aspectos inherentes al proceso de desarrollo de un negocio como son la resistencia psíquica, hacer frente al estrés, conseguir el apoyo familiar, etc., ya que emprender es, además, una actividad social en la que intervienen personas, emociones, relaciones, intereses,...”. Y hay que estar preparados también para esto.

Fuente: Emprendedores Javier Inaraja 26/04/2010

0 comentarios:

Publicar un comentario