martes, 20 de mayo de 2014

¿Cuál es el mejor momento para emprender mi negocio propio?

Hay muchas personas por ahí con muy buenas ideas, pero que aún no se deciden a emprender porque están esperando “ese momento perfecto”. Si constantemente te preguntas “cuándo emprender” este artículo es ideal para ti. Estoy segura que sabes bien que no existe la perfección en ningún aspecto de la vida, y el emprender no es una excepción. Sin embargo, estoy de acuerdo contigo en que hay situaciones que hacen que lanzarte a este nuevo proyecto sea de manera mucho más contenida que “un salto al vacío”.

La transición

Lo más importante y lo más crítico es el período de transición. Es ese momento en el cual estás pensando en ser independiente, haces averiguaciones, tal vez diseñas tu página web o tus tarjetas personales, contactas a algunas personas, incluso trabajas con algunos clientes, pero aún no eres 100% independiente y no te has lanzado íntegramente a dedicarte a este nuevo proyecto. La transición se caracteriza porque aún no te dedicas al 100% a tu nuevo proyecto, pero tampoco “sueltas” el anterior (que puede ser tu trabajo como empleado, un negocio familiar, otro negocio, etc). Podría parecer que estás asegurando el paso, ¿verdad? Porque comienzas algo nuevo sin soltar el anterior. Pero honestamente lo único que estás haciendo es preparándote para dar el salto, porque, admitámoslo, en algún momento tendrás que “soltar” el proyecto anterior aún cuando el nuevo no está perfectamente asegurado. Así sucede la mayoría de las veces, se trata de tomar riesgos.

El escenario ideal para emprender


Pero claro, como hemos dicho antes, siempre hay momentos, situaciones o condicionamientos que ayudan a que esa transición, ese salto sea un poco más cuidado. ¿Te gustaría saber cuál es el escenario ideal para lanzarte a emprender tu negocio propio? Estas tres claves son las que considero más importantes y te ayudarán a tomar tu decisión:

Clave número 1 – Un respaldo económico

He hablado de este tema en otros artículos, así que aquí sólo me limitaré a dejarte con la idea principal.No debes quedarte con la creencia de que si no tienes dinero no puedes emprender, pero sí debes pensar que es mucho más sencillo si lo haces con un respaldo. El comienzo de cualquier negocio es difícil, y si además de eso le exiges resultados desde el primer día, será muy duro para ti. En cambio, si comienzas con la certeza de que no necesitas que dé ganancia en los primeros 6 meses, te sorprenderás de lo enfocado que trabajarás y cómo conseguirás los resultados cuando no te presionas con la carencia del dinero. Pero para ello, tienes que estar preparado. También es fundamental un respaldo para tener un poco de margen para invertir en lo que tu negocio necesita al comienzo. Puede ser invertir en un mentor que te ayude a clarificar los primeros pasos de tu negocio o te permita acelerar tus resultados, o puede ser un coach que te ayude a quebrar paradigmas que podrían estar incidiendo en tus primeros resultados (creencias de que no sabes vender, o de que cobrar altas tarifas no es ético, o de que debes regalar tus servicios para hacerte conocido). También puede ser para invertir en un buen diseñador que arme no sólo tu página web sino la imagen que quieres ofrecer como profesional. Puede ser que necesites comprar un poco de publicidad paga para potenciar los resultados de tu publicidad gratuita. En cualquier caso, es bueno contar con un poco de margen para invertir.
No te limites con la creencia de que sin dinero no puedes emprender. Lee este artículo para profundizar en este tema: ¿Cómo superar el “quiero emprender pero no tengo dinero”?

Clave número 2 – Tus habilidades como emprendedor

Este es un punto bastante extenso porque no se trata de una o dos habilidades, sino un combo de ellas. Las que más rescato están relacionadas con lo siguiente: en primer lugar, que puedas comprometerte con este nuevo proyecto. Esto no se trata de decirlo de la boca para afuera, se trata más bien de vivirlo. Por ejemplo, debes estar en un buen momento personal para hacerlo porque deberás al comienzo invertir mucho tiempo y energía. Si tienes otros proyectos personales urgentes (como casarte, irte de vacaciones o de viaje de estudios en el corto plazo, etc) estarás compartiendo tu dedicación con tu emprendimiento. Y no estamos hablando sólo de tiempo. La energía y disposición mental son imprescindibles. Sino acabarás dejando de lado tu emprendimiento (el hilo se corta por lo más delgado) pensando que no funcionó, cuando en realidad no era el momento adecuado o no pudiste dedicarte lo suficiente. Por otro lado, es imprescindible que sepas si tienes o no madera de emprendedor. Y la mejor forma de saberlo, a veces es probándolo.
Si quieres evaluar ventajas y desventajas de ser un emprendedor o profesional independiente, puedes hacerlo en este artículo: ¿Empleado o profesional independiente? Pros y contras.

Clave número 3 – Una oportunidad en el mercado

Emprender un negocio sin saber si será rentable o no, es un riesgo demasiado alto que no te recomiendo tomar. Por el contrario, debes hacer algunas mínimas actividades para asegurarte de que podría funcionar. Por supuesto que luego dependerá de muchos factores, pero si no consideras algunos de ellos desde el comienzo, te estarás sentenciando directamente al fracaso. Uno de los factores más importantes y que siempre recuerdo a mis clientes, es el de encontrar una oportunidad en el mercado, una necesidad desatendida, un deseo urgente de un grupo de personas que estén dispuestos a pagar por resolverlo. Dejar este punto para el final, puede ser un error muy caro. Pero encontrar esta clave al inicio de tu negocio, te permitirá desarrollar toda la estructura y estrategias de tu emprendimiento, basadas en esta premisa y sin duda te ayudará a lograr buenos resultados mucho más rápidamente.
Espero que te hayan servido estas tres claves. Pero recuerda, en algún punto tendrás que arriesgarte, en algún punto tendrás que animarte a más. No confundas preparación con dilación. El perfeccionismo extremo, esa sensación de que “siempre falta un poco más” lo único que hará es alejarte más de tu meta, aún cuando estés pensando que estás preparándote para ella. Recuerda, emprender es acción, no intención.

Fuente: Emprendices

BIZ BARCELONA 2014

Bizbarcelona, el Salón donde encontrar soluciones para empresarios y emprendedores. Próxima edición: del 4 al 5 de junio de 2014 en Fira de Barcelona.






Otro año que tenemos una cita en Bizbarcelona: el evento de asesoramiento y networking para impulsar tu empresa, negocio o proyecto empresarial. Los próximos días 4 y 5 de junio, el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona volverá a convertirse en la capital de la emprendeduría y en la cita ineludible para encontrar nuevas ideas y hacer crecer vuestros negocios.

Esta nueva edición viene llena de novedades donde encontrarás todas las soluciones y oportunidades para hacer crecer tu negocio o lanzar tu nuevo proyecto de la manera más rápida . BizBarcelona está dedicado al emprendimiento y reúne soluciones para la creación , crecimiento e internacionalización de empresas y proyectos empresariales agrupados en 6 grandes bloques temáticos : Soluciones e- commerce, Mercado de Financiación , Área Exportación , Área de Franquicias , Asesoramiento empresarial , y Networking y cooperación . También ventas e internacionalización , Comunicación 2.0 y relación con los clientes , Financiación y gestión empresarial , Innovación en productos y servicios , y Nuevas oportunidades y tendencias .

domingo, 18 de mayo de 2014

5 errores de los emprendedores

Todos crecemos y aprendemos cometiendo errores. Son inevitables en cualquier actividad. Pero el problema no está en cometerlos sino en persistir en ellos. En los negocios, detectar los errores a tiempo puede salvar tu empresa.


A parte de lo que te voy a mostrar, me encuentro habitualmente que el problema mayor está en que el emprendedor admita que se está equivocando. Es una actitud habitual el que a todos nos cueste admitir que estamos haciendo las cosas mal, porque aceptar que estás cometiendo errores y tener voluntad de cambio, implica que has de tener la humildad suficiente. Si lo haces, estarás en la vía de solucionarlo.

Al no haber un manual de instrucciones para emprendedores, son muchos los que caen en el precipicio. Estos son los errores habituales que me encuentro con las personas que inician sus negocios:

1- Confundir ser emprendedor con empresario
El emprendedor crea empresa. El empresario la gestiona y dirige. El no distinguir esta diferencia, lleva a muchos a cerrar sus negocios. Para ser emprendedor no necesitas habilidades de gestión, para ser empresario sí. Además está el componente emocional, ya que a la mayoría de los emprendedores lo que les motiva es la parte creativa, mientras que la dirección y gestión del día a día, suele aburrirles.

2- Confundir idea con negocio
Si logras disfrutar con tu actividad, tendrás mayores posibilidades de que te vaya bien, pero no confundas la diversión o una buena idea con el negocio. Veo como muchos emprendedores han iniciado una empresa en un sector que les motiva, pero ni siquiera se han planteado cuáles son las necesidades que existen en ese nicho de mercado ni cómo van a solventarlas.

3-Capital insuficiente
El emprendedor novato suele enfocarse en el capital inicial para arrancar su negocio y no tiene en cuenta lo que ocurrirá después. Muchos negocios cierran porque no hicieron una buena previsión de liquidez. Son como un avión que lleva mucho tiempo circulando por la pista y cuando está a punto de despegar se queda sin gasolina.

En tu plan de negocio, hay que prever siempre el peor de los escenarios y realizar una provisión de fondos suficiente, reduciendo al mínimo los costes fijos.

4- Mala o nula planificación y organización
Al emprendedor le caracteriza la acción. Suele ser persona decidida y motivada, pero rara vez planifica y se organiza de forma adecuada. En tu negocio es de vital importancia y si no estás solo mucho más, puesto que tendrás que aprender a delegar y a definir muy bien tus objetivos.

5- Falta de conocimientos
La actitud es muy importante y es como el valor en el ejército “se le supone”, pero para llevar tu negocio con éxito necesitas, además de tu deseo y motivación, necesitas conocimientos específicos sobre tu actividad y sector, para convertirte realmente en empresario. Muchos confunden su profesión con su negocio y ese es un gran error. Ser escritor no es lo mismo que dirigir una editorial, del mismo modo que ser albañil no es lo mismo que tener una empresa constructora.

Imprescindible antes de Emprender


¿Estas pensando en iniciar tu propio negocio?… Este es el primer paso que debes dar.

Posiblemente seas un profesional que se ha quedado sin empleo y en este momento estás pensando en emprender, o un recién graduado que no encuentra su primera oportunidad, o tal vez una persona con responsabilidades familiares que ha llegado a la conclusión de que el mejor modo de compatibilizar trabajo y familia es trabajando por cuenta propia.

Últimamente vemos como muchas personas, tal vez animadas por la euforia institucional hacia el emprendimiento y por la falta de trabajo, inician aventuras independientes sin haber valorado en profundidad todo lo que implica.


Veamos, en España y otros muchos países los datos del paro son cada vez mas alarmantes, y no solo eso, cada día cierran mas empresas, de reciente creación y consolidadas, grandes y pequeñas. Esto implica un mayor número de desempleados, pero también un menor número de posibles clientes, tanto si nuestros posibles clientes son empresas como si son personas físicas.

¿Qué ocurre en relación con nosotros?

Nuestras decisiones y la educación que hemos recibido, nos han llevado al lugar donde estamos ahora. Venimos de la cultura de la formación por la formación, nos hemos pasado mucho tiempo acumulando títulos y empezamos a descubrir que no sirven para demasiado. Una cosa son los títulos y otra muy diferente nuestros aprendizajes. ¿Cuántos cursos has hecho en los que, sinceramente, no has aprendido casi nada?

Si queremos conseguir resultados diferentes debemos actuar y formarnos de un modo diferente.

No se trata de no emprender, se trata de hacerlo de un modo inteligente y con las mayores garantías de éxito.

Puede que te encuentres en la fase de querer montar algo y no hayas definido todavía el qué, o tal vez tengas ya una idea definida y clara. En cualquier caso, antes de lanzarte a la aventura, te sugiero que dediques un tiempo a reflexionar sobre como lo harás y sobre qué implicará para ti esta nueva etapa.

Es algo que cambiará tu vida, y no solo en el aspecto profesional. Impactará en tus relaciones con otras personas y también contigo mismo. Por lo que, antes de lanzarte, te propongo estos puntos para tu reflexión:

1.- Tu motivación. ¿Para qué quieres emprender?

Es muy diferente hacerlo porque de verdad te gusta la idea de trabajar de forma autónoma, siendo libre para tomar tus propias decisiones y siendo consciente de tu valor como profesional que hacerlo porque no encuentras una alternativa mejor. Si inicias un proyecto por una necesidad meramente económica, encontrarás muchas excusas para abandonar, y no solo al principio.

Por eso, una buena idea es clarificar cuales son tus auténticas motivaciones. Esto te ayudará a definir tu visión y aportará sentido a todo lo que hagas.
¿Podrías encontrar diez razones por las que quieres emprender? Es un ejercicio muy útil, porque cuando vivas momentos complejos, podrás recordar cual es el auténtico sentido de lo que haces.

2.- Tu visión de futuro. ¿Cómo te gustaría estar dentro de un año?

¿Cómo sería idealmente un día de tu vida?
Construye y clarifica nítidamente qué es lo que quieres y también lo que no quieres. Esto te ayudará a tomar decisiones acertadas y a enfocarte en tu visión para conseguir tus metas. Una visión clara de lo que quieres te hará ser mas proactivo e incluso creativo.
Si en lugar de hacer eso, te concentras en los problemas, tu energía y productividad se reducirán. Enfócate en lo que quieres y no en lo que temes.

3.- Pon tu talento a trabajar para ti.

Desarrollar lo que naturalmente se te da bien te acercará al éxito. Todos tenemos talentos naturales. Zonas donde nuestro crecimiento puede ser ilimitado. “Reparar” aquello que se nos da mal es una fuente de insatisfacción, sin embargo, centrarnos nuestras fortalezas nos hace crecer y nos aporta la autoconfianza que necesitamos para obtener los resultados buscados. Un emprendedor debe sacar el máximo partido a su talento. Identifica y aplica tus talentos para disfrutar con lo haces.
Me encuentro con frecuencia con profesionales muy capacitados que inician su proyecto independiente y no acaban de despegar, esto les genera inseguridad y, para intentar paliarlo, continúan formándose en sus áreas de especialización. Sin embargo, continúan sin saber con claridad cual es su propuesta de valor, cómo generar ingresos a través de ella, cual es su misión o qué talentos deben poner en marcha para hacer realidad su idea de negocio.
¿Te gustaría recibir mi ayuda personalizada para desarrollar estos aspectos y diseñar un negocio rentable basado en tu aportación de valor? Para ello he creado mi programa de emprendimiento, con el que te ayudo a montar tu negocio desde cero. Contacta conmigo y hablamos.
Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.
Sobre la autora:
Isabel Gómez, es Consultora y Coach Profesional en www.IsabelGomezL.com
Licenciada en Ciencias del Trabajo, Master en Marketing, MBA y Emprendedora vocacional.
Isabel mentoriza y acompaña a personas que desean desarrollar un nuevo proyecto profesional desde el desarrollo de sus competencias personales y profesionales hasta la utilización de herramientas de marketing y ventas en el programa REINVENTA TU CARRERA. www.reinventatucarrera.com